Buscador
 
Publicidad
 
Siguenos
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com
 
Comunidad Facebook
Los más votados
 
Los más vistos
 
Nube de tags
Qu buscas picuru Qué buscas londro cocotilos agapornis cardenal canario cocotillas alcapones finches verdejo Sorsal chocollos cacatua codorniz cenzotle canarios senzontles calafate hobre alcapone venteveo conuro cotorros
 
Recomendamos
 
 
 
La Avutarda
La Avutarda
Pertenece a una familia de aves muy homogénea, en la que también se encuentran otras dos especies de nuestra fauna, el Sisón Común (Tetrax tetrax), ampliamente distribuido en la Península, y la Avutarda Hubara (Chlamydotis undulata), en las Islas Canarias, las dos similares en tamaño y mucho menores que la Avutarda Común. Las avutardas tienen el cuello y el pico largos y patas poderosas, en las que falta el dedo posterior. El plumaje es entre pardo y grisáceo, con frecuencia moteado o con franjas más oscuras. Tienen un ensanchamiento bajo el paladar, que se extiende por el cuello y que puede inflarlo y utilizarlo como exhibición, durante el cortejo. La hembra pone de uno a cinco huevos, y cuida de los polluelos durante mucho tiempo. Las avutardas son omnívoras.
Las podemos encontrar en terrenos abiertos donde se practica el pastoreo extensivo, en estepas naturales, y en los cultivos de cereal. Y, si las miramos a lo lejos, nos recuerda a un pequeño rebaño de ovejas.
La avutarda es el ave de mayor tamaño de Europa, y la más asustadiza también. Se echa a volar cuando un intruso se le acerca a 400 o 500 metros.
Las más adultas se alimentan principalmente de materia vegetal, y a veces también de insectos, lagartos, ratones, moluscos, y pollos y huevos de otras aves. Lo anterior, como alimento suplementario. Cuando son pollos, solamente comen insectos. También necesitan agua para beber.
No construyen nidos. Utilizan una ligera depresión del suelo, con los tallos de las hierbas tronchados en llanuras de pastores desarboladas y campos de cereal.
Ponen sus huevos entre abril y junio; en una cantidad que va entre los 2 y 3 huevos, de color verde intenso u oliváceo, ligeramente moteados de pardo - oscuro. La hembra los incuba entre 25 a 28 días.
Cuando los fríos del invierno empiezan a remitir, los machos, ya en el esplendor de su plumaje, se preparan para los ritos nupciales. Agrupados en el algún lugar prominente de la llanura, comienzan una espectacular exhibición ahuecando su plumaje mientras infla de aire un saco que posee en el cuello. Los nidos, construidos en el suelo, no son más que un aplastamiento de la vegetación circundante a modo de encame y donde la avutarda pone generalmente dos huevos.
Las avutardas padecen una importante tasa de mortalidad en sus primeros días de vida debido, fundamentalmente, a la poca cobertura que les ofrece su medio natural. Con la llegada de la mecanización a los campos y la proliferación de los cazadores deportivos, las poblaciones de avutardas han sufrido una galopante regresión que de seguir así le hará desaparecer de sus últimos enclaves.

Votar:
 
COMENTARIOS
 
 
 
 


Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.